Entrevista con Rafael Valera




Pavo 90 es un mediometraje de ficción cuyos personajes nos mantienen al borde del precipicio con sus extravagancias en la sociedad marabina de los 90. Las diversas reacciones que ha provocado esta producción, enmarcada en lo que sus perpetradores llaman Cine Rápido, nos ha hecho buscar a uno de ellos para que nos hable de esta corriente y, en general, de los entretelones del rodaje de este hilarante y polémico film. Disfruten la entrevista con Rafael Valera (A.K.A Rachú), director de Pavo 90.

E. S. : Háblanos del Cine Rápido

R.V. : ¡¿Cómo estáis negro?!... El Cine Rápido comienza como un chiste de Heberto cuando grabamos BASURA POSTMODERNA #1, haciendo referencia a la utilidad de las nuevas Sony HD ante ambientes sin iluminación, y a la improvisación tóxica que se daba en el momento. Luego, poco a poco nos lo tomamos en serio y comenzó a tener sentido. Básicamente consiste en, trabajar con equipo mínimo (director con cámara y actores + 1 asistente, si se puede); simplificar todo lo que se pueda en cuanto al aparataje de un rodaje de una película se refiere. (El Cine Rápido apoya al multitasking sobre todas las cosas). Todos los proyectos de Cine Rápido deben cumplir la máxima de su nombre: PUEDES HACER TODO LO QUE QUIERAS, SIEMPRE Y CUANDO SEA RAPIDO. Entre los demás agregados figuran: tratar temas que atenten a la moral, apoyar al no-actor, al amateurismo, y entre otras cosas es un camino perfecto para doblar la producción de un director. Finalmente, lo resumiría como hacer cine sin responsabilidad alguna.


E.S.: ¿Que te llevó a meterte en este mundo?

R.V. : Me metí desde muy chamo. Hice mi primer corto serio a los 15 años, con la ayuda de mi mejor amigo y un profesor de literatura de bachillerato. Ya para ese entonces tenía un postgrado en ver cualquier película en Beta, VHS o Televisión. Siempre hacía muchas cosas al mismo tiempo: música, pintura, escribir; así que el cine fue una progresión natural. Se volvió adictivo cuando de verdad comprendí lo que hace un Director, y cuando probé un set de verdad. Es el mejor trabajo del mundo…


E.S.: ¿Cómo surge la idea de esta historia y cuanto tiempo pasó desde su concepción hasta la fase de producción?

R.V. : La historia de PAVO 90 la crean Heberto Añez Novoa y Roberto Jiménez, dos chamos con mucho talento, con los que me he visto inmiscuido en los últimos meses. Creo recordar que eran dos personajes con los que jodían y tal. Roberto me llegó contando la idea en un toque de no-me-acuerdo-quién, y me pareció increíble. De ahí pasaron muuuchos meses hasta que rodamos las primeras escenas en el Costa Verde y se comenzó a afinar todo mientras grabábamos. Luego, fueron sesiones intermitentes que tomaron lugar alrededor de 4 meses más. Ahora veo que para los actores hubiese sido muy trágico cargar con esos personajes en un horario regular, sin echarse un descanso, porque honestamente, son los peores personajes del cine que yo he visto en toda mi vida. Eso, por supuesto, me fascina. El grado de basura que hemos creado es muy difícil de sobrepasar. Ja!

E.S.: ¿Qué equipo de grabación y edición se usó?

R.V. PAVO 90 se grabó con una Sony HDV fx1000 a 24 cuadros, con mucho obturador lento (otra leve característica del cine rápido), y se editó con la Imac de Heberto, muy concienzudamente…


E.S.: Consideras que tus trabajos son “Cine Zuliano”

¡Espero que así sean! Aunque el mejor piropo que me han echado es que no parecen hechas aquí. De todas formas el cine zuliano todavía lo estamos construyendo, no se ha hecho nada virtualmente. Cuando los realizadores en potencia, hagan cine constantemente luego de la universidad…comenzará algo. Y cuando se vuelvan más locos y dejen de pensar en errores por cometer…o sea, cuando la gente tenga cojones. Perdón.

E.S.: ¿Como es la experiencia de trabajar con un crew mínimo?

Trabajar con un crew mínimo es bastante retador, sobre todo cuando diriges, porque sabes que en algo te vas a pelar y lo más difícil es desprenderte de esa noción. Sin embargo, con el Cine Rápido he encontrado el equilibrio que siempre he buscado, hacer películas con metodologías diferentes. Un consejo para el realizador que ande cabizbajo o decepcionado o desmotivado, es que arme un proyecto con un crew mínimo. Sacas la seguridad que perdiste a la fuerza.

E.S.: ¿Como ha reaccionado el público y los exhibidores ante esta historia?

R.V. : JAJAJAJJAJAJA. Con caras deformadas, risas histéricas, compras en estampida, reacciones adversas. Para mí, una película prueba ser digna de ser vista cuando es objeto de reacciones adversas: a una fracción del público; o le gusta un montón, o la detesta a muerte. Ahí sabes que los realizadores tenían muchas ideas y que de alguna forma, filtraron toda esa tormenta creativa-colectiva en la película. Otra señal de una película digna, es cuando provoque ser vista más de una vez. Si seguimos esta teoría, puedo concluir que PAVO 90 lo logró.


E.S.: Puedes adelantarnos algo sobre futuros proyectos de Cine Rápido.

R.V.: Pronto comenzaremos el rodaje del Cine Rápido #2, titulado tentativamente como TIO RAFA. La historia de un tío impertinente que trata de impedir la boda de su sobrino de 16 años, mostrándole alternativas bizarras de vivir la vida. Entre otros proyectos figuran una historia sobre el movimiento POSMO en Maracaibo, de un grupete de wannabes que quieren hacer una secta. Y quizás el que tiene más forma, PATICAS RAVERAS, sobre el oscurantismo electrónico vivido durante los años del paro petrolero. Aunque no sé si será enteramente rodada bajo el esquema del Cine Rápido. Debes preguntárselo a su Director…que no soy yo, es Heberto.

E.S.: Háblanos de tus influencias o inspiración.

R.V. : EHHH. Siempre han sido Kurosawa, Buñuel y Polanski hasta la muerte (mamagüevos gringos lo metieron preso cuando estaba por sacar su última peli). Pero últimamente me influencia el cine asiático, sobretodo el coreano, del que todos podemos tomar grandes lecciones, desde la manera como llevan su naciente industria, hasta su premisa de “rodar, sea como sea”. Recomiendo altamente cualquier título de cine coreano.

E.S.: Algún consejo o recomendación para los lectores del blog.

R.V. : Sigan leyendo blogs, tengan mucho sexo irresponsable, tomen todas las drogas posibles, viajen todo lo que puedan, destruyan todo.

Comentarios