El Mandado de Richard Vladimir



Richard Vladimir nació en el año 86 del pasado siglo XX. Su padre, un joven precoz y existencialista le puso Richard (como el presidente Nixon) Vladimir (como Lenin) para que fuera una persona justa y equilibrada.

A sus 24 años trata de ganarse la vida como escritor, es decir, está en la quiebra total. Aun así le cayó del cielo el dinero que una gran amiga le debía por haberle escrito unos guiones. De inmediato le preguntó a su mamá qué quería para almorzar y ella le dió sus indicaciones. Richard se dirigió al supermercado para comprar el almuerzo de su familia. Era uno de esos hipermercados expropiados por el gobierno para salvar la economía del pueblo.

 Dos kilos de arroz, pan, dos zanahorias y carne. Obtuvo lo que le mandaron a comprar. Se dispuso a tomar su lugar en la gran cola que se formaba para pagar. Richard ve la gente que le rodea; tantos rostros, madres, padres, hijos, todos hacen sus compras y tratan de seguir adelante.

En el aparador de las revistas vió algo que le sorprendió debido al perfil ideológico del comercio donde se encontraba. Se trataba de una publicación económica de ideología capitalista. Se llama “Dinero” y su dirección electrónica es: http://www.dinero.com.ve.


 



 
Inmediatamente Richard miró a los lados y tomó el ejemplar. Su portada era un cartel de propiedad privada en un terreno desértico y erosionado. Sus ojos devoraron los informes y reportajes que describían la terrible situación económica que sufría el país a causa del sistema que el presidente está implantando y cuyo triunfo significaría el monopolio estatal sobre todo los rubros de nuestra economía y sociedad.

Muchos pensamientos pasaron por su mente. ¿Si se roba la revista, alguien lo notaría?. ¿Por qué un mercado estatal deja que en sus estantes se distribuyan esas publicaciones anti socialistas?

Richard Vladimir solo hacía un mandado, se encontró con una gran paradoja de vida y al mismo tiempo descubrió la gran metáfora de su conciencia y la de millones de ciudadanos.

(c) Edwing Salas 27/08/10

Comentarios