Lluvia de chistes



Lluvia sorpresiva en la ciudad desata un torrente de chistes y situaciones que a continuación les muestro:

El cielo se abre y cae aquel coñazo de agua. El simple mortal de la acera toma un taxy inmediatamente

- Señor, por favor hágame una carrerita hasta ahi, a cuatro cuadras.

- Está bien móntese.

- ¿Cuanto es?

- Cien bolivitas

- ¿ Chico , pero que pasa, apenas son cuatro cuadras?

- Si, pero está lloviendo

- ! Si Hijo de puta, pero están cayendo gotas de agua, no billetes de cien!

(c) Edwing Salas

La foto pertenece a: http://www.trevorlittle.com/

Comentarios