Banksy's Exit Through The Gift Shop



"Ya no alentaré a más nadie a realizar arte de calle”

Dice un decepcionado e irónico Banksy, el artista de calle más famoso del momento, cuyo rostro, ningún mortal conoce. Tampoco su teléfono o dirección. Sus creaciones están presentes en las ciudades más importantes del mundo y su arte ha llegado a límites insospechados, tanto, que ahora cualquier coleccionista que se respete debe poseer un Banksy o cualquier obra de un reconocido artista de la calle.

Hasta aquí todo va bien. Después de ver los primeros diez minutos del documental observas el estilo de vida de un artista de la calle en Londres, Los Ángeles o Nueva York. Siempre ocultándose, huyendo de la policía y encarnando la imagen de un subversivo urbano.

Paralelamente existe un hombre común: Thierry Guetta, un obsesivo compulsivo que no para de filmar con su cámara y cuya personalidad parece la de Homero Simpson. Resulta que este señor viaja desde Los Ángeles, donde vive hace ya un tiempo, hasta su natal Francia, en una de vacaciones y visitas familiares. Ahí se entera que su primo es nada más y nada menos que Space Invader; uno de los artistas de calle más famosos del planeta, aunque no tanto como Bansky, la leyenda viviente del street art.

Thierry Guetta empieza a grabar a su primo y ahí empieza a tener acceso a otros artistas y luego él se involucra más hasta ser uno de ellos. Conoce a Banksy, se hacen amigos y al final, este sujeto, el simpático Thierry Guetta, ayudado por el dinero, los contactos y también, debemos reconocer que se arriesgó monetariamente; se salta los años de lucha de Banksy, Space Invader y los demás artistas callejeros convirtiéndose de la noche a la mañana en el famoso Mr. Brainwash, el pintor de calle que recauda un millón de dólares en ventas con su primera exposición de obras, todas realizadas por personal subcontratado. Desde ese día, El Señor Lavado Cerebral, se hizo el favorito de la crítica y el público.

El sabor que me dejó este documental: Una mezcla de risa, ironía y tristeza.

Así está el arte hoy en día. El talento y la actitud a veces son opacados por el exceso de promoción en los medios y las autoproclamas. Banksy, luego que ayuda a este sujeto y lo hace su amigo, termina diciendo: "Ya no alentaré a más nadie a realizar arte de calle".

De verdad recomiendo este documental a todos aquellos que están comprometidos con lo suyo, pero que a veces se ven opacados por los escasos en talento y prolijos en dinero y contactos.

Otra razon para mantener el sentido de ubicuidad que tengo en este peo de crear.

(c) Edwing Salas

Comentarios