Está anécdota o parábola se ajusta como anillo al dedo al extremo alarde de supremacía moral de la tiranía.


Comentarios