Es un monstruo



La turba enardecida se congrega con antorchas ardientes; cuchillos, palos, piedras, pistolas, escopetas y granadas.

-A semejante abominación no hay que dejarla con vida- Gritó uno de ellos-

 “O por lo menos, no se debe dejar tan visible para que las miradas de otros no se extiendan más allá” -Pensó el jefe encargado de controlar los acontecimientos para que todo se diera con el mayor orden posible-

-Piel oscura

-Treinta y seis

- Abundante cabellera y barba. Sin esposa ni hijos

- Alega que no se atreverá a formar familia hasta que gane suficiente dinero

- ¿Tiene dinero?

-No

-¿Trabaja?

- Él responde que sí, pero yo creo que no. Nunca se le ve salir en la mañana ni llegar en la tarde

- Es extremadamente pesimista y dice que el país es una gran mierda

-Maldito

- Dice que fue engañado…

-¿Quién? ¿Quién lo engañó?

-Yo que sé, eso más bien parece una excusa para justificar su naturaleza desalmada e inútil

- Vaya que sí es desalmado. Dice que su pobreza se acabará con él, que no traerá nadie a sufrir al mundo, no reproducirá más pobres

- ¡Jajaja! que demente está

- ¿Quizás sea gay?

- No creo, míralo bien, además, ya lo supiéramos. Aquí todo se sabe

-Cierto, y hasta sería más aceptado, es decir, eso está de moda. No estaríamos en esta situación si de eso se tratase

-Además, ellos defienden el matrimonio y la familia como unidad fundamental de la sociedad

-¿Entonces, por qué tan solitario?

- Este, por el contrario, no cree en el matrimonio y sostiene que el concepto de familia es un lavado para seguir generando pobres y esclavos
  
- Su cuenta bancaria está en cero

-No tiene casa

-Ni vehículo

-No hay tarjetas de crédito, por lo tanto, tampoco ha viajado, ni para huir, ni para lucrarse con lo de las divisas

-Jajaja, que imbécil

- Ni casa, ni carro, ni familia, ni amigos, ni contactos

-El maldito es un viejo y no ha hecho nada

- Está más solo que la una el muy bastardo

- Odia al gobierno y también a la oposición

- Vaya, esto es más grave de lo que sospechábamos… 

- Entonces, no queda duda alguna…es un Monstruo

Las autoridades se apartaron y dieron por terminado su jornada de trabajo. La turba avanzó y desintegró a la criatura con sus propias manos. Lo que hace pocos minutos era un monstruo ahora era una espesa mancha de líquido carmesí sobre la acera.

                             FIN

© Edwing Salas

06/01/14 

Comentarios