Flagrancia



“Hokusai introdujo las formaciones de nubes siguiendo el esquema occidental, y combinó nubes con bruma…”

-   -Buenos días

Al escuchar la voz dando las horas su atención se desvió del libro y fue aparar hacia el lugar de donde provenía el cortés saludo.

Entonces, vio al policía tras las rejas de la cochera. Su transmisor emitía la frecuencia con códigos que se le hicieron indescifrables.

La repentina presencia del gendarme frente a su casa no le transmitió otra cosa que miedo y paranoia.

-¿Qué calle es esta? – Preguntó el agente-

-Esta es la calle J –Respondió él con los nervios de punta-

Había sido sorprendido, no era un arma de fuego, no era droga. Él sabía que tenía en su poder algo peor.

-No, esta no, aquella, la transversal –Contestó el uniformado-

-Ah, no te sé decir, lo ignoro completamente

La verdad, no tenía idea del número o nombre de esa calle transversal, nunca lo había sabido, y lo intimidante de la situación tampoco le daba mucho margen de responder tranquilamente.

- Bueno, gracias, hasta luego.

El policía prosiguió con su ruta con el transmisor sonando; caminando, así como había llegado.

Lo siguió con la mirada y luego de perderlo en la distancia quedó obsesionado con lo que podría estar pensado mientras se alejaba de su casa. Había sido sorprendido leyendo un libro con la foto de un anciano y calvo pintor.

No estaba armado, no tenía drogas, no roba, no secuestra, no mata, pero le encanta leer… y fue sorprendido en plena flagrancia.

(c) Edwing Salas

31/03/14

@EdwingSalas

Comentarios