La princesa tras el mostrador




Su piel, la nariz aguileña, el largo de su cabello y lo generoso de sus dotes femeninas lo han traído de cabeza últimamente. Cuando era más joven ya perfilaba en lo que se convertiría en poco tiempo, aunque a largo plazo, bueno ¿Quién sabe?

Su madre, de origen andino, tiene el fenotipo, pero luce como la antítesis de lo que es ella ahora, quizás, en sus tiempos, la señora tenía su mismo atractivo ¿Qué va a saber uno?

Así trabaja Cronos,dañino en la crianza de descendencia en un país tan sufrido como este, pero ¿Qué se le va a hacer? Telle est la vie.  

La altura que logra cuando usa tacones y traje de ejecutiva, lo intimida y reduce. Una vez iba saliendo y ella llegaba de la universidad (o el trabajo) y dejó boquiabiertos a todos los que se encontraban en el negocio. 

Ignoraba como debió haber sido su expresión, pero ella se dio cuenta rápidamente de lo que pudo haber pintado su cara ansiosa. Su gestualidad siempre terminaba delatándole.  

Cada día es un placer culpable ir a comprar en la bodega de su padre. Jamás los caros y escasos productos de primera necesidad habían sido una coartada tan perfecta para cruzarse con una persona; buscar un dialogo casual, intercambiar miradas, sumergirse en las profundidades del buceo.

La princesa tras el mostrador. Así la bautizó. No sabía su nombre, ni qué hacía, más bien, temía que ya tuviese novio o marido. Un individuo con carro que sabría proveerla. 

No hay nada más nulo y de baja calaña en una comunidad popular que un lector empedernido y ermitaño, con toda la pinta de un abandonado del destino, a merced de las letras y el intelecto. El mundo y la economía al revés.

El resto de los habitantes del populoso sector iban de compras con sus mujeres e hijos, pero no dejaban de arreglar sus miraras para que llegasen hasta su objetivo, sin ser avistadas por sus esposas o concubinas. Ella les atendía sonriente y siempre con buen humor coloquial.

A pesar de su notoriedad de flor de pantano, nunca se ha creído por encima, ni siquiera, del anciano borracho más andrajoso y miserable que asiste diariamente en busca del paraíso dentro de botellas color ámbar. 

La princesa tras el mostrador debe tener muchos admiradores, piensa él, desde el claustro de sus días, frente a las páginas en blanco, en su desordenada habitación. ¿Qué podríamos tener en común? Salvo el plátano, las papas, la harina y el queso.

Solo se trata de percepciones y deseos andrajosos, también en busca de alcohol. Es la flor del pantano, ya lo había dicho, cierto, pero para él, que ya estaba en los treinta, grande para hacer mandados, andar entrando a pié en bodeguitas, deambular anónimamente por el vecindario en el que siempre había sido un desconocido, donde sus amigos ya no existían, porque consiguieron el American Dream.  

Compraba en esa tiendita de la familia andina, con la última princesa, en ciernes de reina. En vez de buscar productos en grandes y exclusivos mercados, ahí donde compra la gente leída y de buena familia, los herederos de fenotipo, pedigree, abolengo.

A esa pequeña tiendita llegaba frecuentemente a tomarse una malta un profesor que le había dado clases en la universidad, con la barba blanca casi en el pecho, su comunismo orgulloso y su prepotencia de exguerrillero triunfador. Con su Mitsubishi 4X4 de 2 millones de bolívares, que lo transportaba a su nada obrerista hogar, en medio de una de las urbanizaciones más exclusivas de la ciudad.

Se imaginaba que la razón por la cual el vejete profesor visitaba la humilde bodega quizás era La princesa tras el mostrador. Cuando se llega a cierta edad, ya nada importa, porque el hombre se sabe perdido, desahuciado y libre.

No hay nada que perder, y menos, si tienes tantas propiedades que puedes vender, si la victoria no siempre llega.

Por su parte, el silente admirador de la rosa en el lodazal, ese que deambula como fantasma y llega preguntando ¿Hay pláfaro verde?” porque su lengua se sale del carril cada vez que los ojos de él se cruzan en la trayectoria de los de ella, y nunca logra articular más de lo necesario para pronunciar “buenos días” y “gracias”. Ese sujeto seguirá siendo parte del séquito de súbditos anónimos que verán la vida un poco mejor, al sentir la adrenalina de tener en frente una realeza natural, cautivante e igualmente anónima, como lo suelen ser las Lady Di de los sectores de clase obrera, en los reinados del subdesarrollo.  
  
© Edwing Salas
26/06/14

@EdwingSalas

Comentarios