Dolor de muela


El cielo está de un azul nítido, el sol hace brillar las nubes, los pájaros cantan el calor mañanero. Amanda contempla su cara en el espejo y no soporta el dolor. Es una tortura física, pero lo que más le resiente y hiere su ego es verse con una mejilla más grande que otra.

Ojeras, expresión descompuesta. Es uno de esos días donde el auto examen frente al espejo reprueba lo físico y lo espiritual. Otra vez esa bendita muela. Tanto posponer el momento de visitar al dentista le ha pasado factura. 

Solo existe un culpable. La persona que sufre en la superficie reflejada por el espejo.

Tras la imagen reflejada se abre el botiquín, descubriendo el portal hacia el mundo de los analgésicos de auto prescripción para esa clase de momentos. Ninguno lograría quitarle ese terrible dolor y entumecimiento de la cara. Ella lo sabía, así que desistió rápidamente de la idea.

Hervor y latidos. La sangre paralizada intenta pasar y hace que la zona afectada emita pulsaciones que hieren y hacen asomar lágrimas.

Ella solo pensaba que en el siglo XXI el dolor físico no debería existir, luego se percató que sus ganglios también parecían estar inflamados. "Cada generación tiene sus dinosaurios muertos, todos seremos fósiles".

Pues Amanda quería ahorrase el trance por el paralizante dolor y estar tan quieta y relajada como un fósil que, sin preocupación, veía el tiempo pasar, enterrada en miles de recuerdos sobre los cuales caían gotas de “todo tiempo pasado fue mejor”.

 "Todo antes de esta hinchazón de muelas ha sido mejor. Hasta la vez cuando tuve que salir desnuda de las gradas del liceo porque me robaron la ropa mientras tiraba, fue mejor". 

Así eran los pensamientos que circulaban por su mente.  "Debería existir una pastilla que te quite el dolor para siempre. O un medicamento que elimine gente".

Para poder salir a buscar otras gentes que no puedan ser borradas, porque son las que te ayudarán.

Parece que la fiebre había hecho acto de presencia hacía ya un cuarto de hora. Quizás eso es lo que la hace tener esos desvaríos.

 La infección es poderosa, pero así como no vale la pena ingerir los analgésicos comunes de esos que se convierten en anuncios de televisión, también resulta inútil encontrar antibióticos inexistentes o entrar vía emergencia en el consultorio del odontólogo.  

"Estoy aburrida, tengo muchas ganas de leer y garabatear a mano sobre un papel".

Se puso a bocetear imágenes de su infancia en el último rollo de papel toilette que existe a 150 kilómetros a la redonda.

Sesenta minutos frente al espejo y contando. Una nueva marca. Estaba atrapada por su imagen decadente, por esa mejilla latente y por las ojeras del abandono propio. Su aliento profundo empañaba el vidrio, provocando opacidad.

“Las granjas del juego de Farmville en Facebook también serán expropiadas”

“Antes de querer formar parte de algo, primero forma parte de ti mismo”

“Vivimos donde las palabras son muchas y muy ricas, hermosamente adornadas y llenas de presunto significado, ellas se imponen ante las pobres acciones que permanecen en la oscuridad y el anonimato”.

“La ignorancia no es una carencia de conocimientos y opiniones, es más bien un sistema de conceptos y prácticas adaptadas a una existencia esencial. Por mucho amor que halla entre tú y una persona ignorante, si expresas una idea u opinión que se salga de ese sistema, serás agredido y castigado”.

“Buenos Días. Despertar bien temprano es un indicador de estar vivo y que el día no tiene suficientes horas para poder hacer todo lo que queremos y debemos”.

¡Maldito dolor! ¡Maldito espejo! ¡Maldita infección!

¡Maldita fiebre y sus delirios!

© Edwing Salas

23/12/14


Comentarios