Informe sobre las deidades de arena, joyería y tesoros falsos




¿Qué tan acertada debe ser la búsqueda? 


La palabra “suerte” sería la obvia respuesta para blindarlo todo con el manto metafísico del azar inexplicable. Algo que escapa al control de la persona. 



Pero, saben qué, en estos años de búsqueda incansable del Gran Sentido de la Oportunidad de Oro (GRANSENSO), hemos comprobado que, la técnica, unida a ciertas condiciones climáticas y biológicas podría llevarnos hasta el lugar donde se esconde la mayor riqueza que ser humano alguno pueda encontrar. 



Sí, ya sabemos que como equipo de expertos investigadores y buscadores de tesoros hemos tenido tropiezos que han  arrojado una seguidilla de fracasos a lo largo de los años. También, resulta obvio hacer hincapié en la importancia de la metodología, unida a las variables propias del campo de investigación. 


Este documento, que puede ser considerado un manifiesto, ante sus vehementes demandas de resultados. Ante sus insultos en las redes sociales y ataques cibernéticos a nuestra web oficial de nuestra organización: Sociedad de Arqueólogos Distópicos con la Modernidad (SADISMO), quienes, como entidad sin fines de lucro, salvo el material, carnal y egocéntrico; exigimos respeto y consideración a nuestra profesión y su libre ejercicio en la sociedad contemporánea. 



Con respecto a la naturaleza de nuestros hallazgos: 



Es nuestro deber aclarar que todas nuestras expediciones han comenzado con buen pié. La seguridad inicial del comienzo nos impulsaba a llegar a donde todo el que está en este oficio quiere llegar: las fantásticas grietas que por sí mismas ya son un tesoro. 



Tener acceso a ellas es la razón de toda búsqueda, cada expedición, cada peligro en medio de la noche salvaje y de cualquier exceso en nuestros limitados presupuestos.


Luego de cada descubrimiento; poder taladrar repetidamente hasta que nuestras bombas queden vacías es la consigna de cada aventura emprendida. Es por ello que, sin el equipo de radares necesarios y la imprescindible técnica, estamos muertos. 



Esto seguramente les hace pensar que todo nuestro catalogo de posibles tesoros ha sido la peor pérdida de tiempo en la vida.





Sin miedo y con mucha responsabilidad debemos considerar ese hecho como cierto, pero tenemos mucha fe en los tiempos que están por venir.










La falta de resultados como consecuencia de nuestros errores de cálculo y también, muchas veces, por no contar con una decisión definitoria en los momentos de mayor dificultad en una expedición, nos ha traído hasta este instante.



Recientes hallazgos como La Deidad Dorada, La Enredadera hipnotizadora y otros supuestos tesoros, no eran tal, sino defectos de la naturaleza, igualmente con valor científico, pero, para otros afortunados expertos en el ramo, no para SADISMO. 



El primer espécimen al que hemos hecho alusión no era un monumento aurífero de la cultura Maridor.


Resultó ser una acumulación de sedimentos de arena con cierta carga mineral mínima, pero luego de los análisis y tratamiento del material, sólo se trata de una deidad de tierra construida con restos de niñez y desesperación. 



La otra pieza en cuestión si es una enredadera, cuya altura, al final nos hizo desistir de alcanzarla, ya que la mayoría de nuestro equipo sufre de vértigo emocional, el cual, sumado las toxinas despedidas por el objetivo a estudiar, se nos hizo prácticamente imposible realizar una lúcida lectura de la realidad y el significado de los hechos sucedidos durante el transcurso de la expedición. 


La conclusión a la que se llegó finalmente, luego de dejar perder la expedición, es que se trataba de algo muy parecido a lo que se buscaba. 



Sin embargo, la zona está infectada de entidades venenosas que tienen la habilidad de transformarse en elementos que son objeto de intensa búsqueda. Fin del informe sobre La Enredadera hipnotizadora.


Respecto a misiones anteriores, todas con resultados dolorosamente negativos, hemos tomado la decisión de recopilar cada archivo e informe de proyecto, presupuestos, planes de acción y material adicional e incinerarlos en el fuego del inconsciente. 



De esta manera, no existirá nada de lo cual lamentarse, aunque el ambiente se vaya tornando gris, como consecuencia de las recurrentes cenizas que vuelan hacia la memoria.


Dicho todo esto, hemos decidido también cesar operaciones de manera indefinida, por lo menos, hasta lograr una reorganización y reestructuración de nuestro recurso humano y patrimonio tecnológico.



Entre las nuevas actividades y oficios a los que se dedicaran los compañeros de la organización, mientras esta logre recomponerse; figuran la predicción de fenómenos metereográficos, especialidad que consiste en determinar cuantos dibujos infantiles alrededor de todo el planeta serán dibujados con nubecitas, sol sonriente y caminos de flores.



Además, por supuesto, de velar también por el número de ilustraciones con lluvia, invierno, incendios o descuartizamientos, propios de los futuros asesinos en serie, escritores y artistas en general. Así mismo, quedan incluidos los niñitos con perfil de  políticos genocidas.  
  

Otra sana y didáctica actividad a realizar por los miembros, temporalmente cesantes de SADISMO, consiste en, recopilar el mayor número posible de frases provocadoras de lástima propia o ajena con fines de autocompasión, con el objetivo de crear un nuevo combustible espacial que les permita a optimistas sicópatas y pesimistas contemplativos llegar hasta el sol en una importante misión que sólo podrá realizarse a plena luz del día. 



Con este cronograma de actividades, a realizarse en el próximo trimestre del año en curso, la Sociedad de Arqueólogos Distópicos con la Modernidad (SADISMO), da por finalizadas sus operaciones.



                            FIN


 (c) Edwing Salas
14/09/15

Comentarios