Lo más hot del momento


El día 21 estaba marcado en el calendario. La gran mayoría esperaba su llegada. Los abrigos, las camperas, las gabardinas, se exhibían en las vidrieras con precios de liquidación. El invierno estaba de salida. Todo estaba servido para la llegada de la primavera. 

Para la Naturaleza las cosas no son así de fáciles, su nombre es del género femenino, por tanto, todo lo que puedas pronosticar de ella, simplemente puede resultar una mera suposición ante lo impredecible que puede llegar a ser. 

Ese lunes que muchos se imaginaron soleado y radiante resultó ser muy gris, con una delgada lluvia sedosa y traicionera, empujada por un viento feroz que traía consigo la frialdad de su bipolar autora. 

La constante fluctuación de su carácter climático se debe a su difícil relación con el hombre. Hoy, más que nunca, la convivencia entre ambos  se ha tornado caprichosa, malintencionada, demasiado tóxica como para sanearse y buscar algún tipo de armonía común.

Ella se desahoga en el diván del cosmos, aunque ya hace mucho que no acude a terapia, porque siente que todo sigue igual.

El doctor cosmos insiste en que es ella la única que puede solucionar su conflicto, ya que, el ser humano moderno, al igual que el de antaño, carece de esa capacidad de reconocer sus errores y auto evaluarse, expulsar lo inservible y evolucionar.  Tal y como sucede con ella cada tantos miles de años. 

Es difícil mantener una relación así, tan fría y distante, pero a la vez mutiladora y degradante. 

Para dar celos y asustar al homo sapiens, la Naturaleza ha decidido liarse con un nuevo tío: Calentamiento Global, lo más hot del momento, según la prensa rosa y de chismes científicos.
 
Este sujeto bastante rebelde y peligroso trae de cabeza a la Naturaleza y, ciertamente, el hombre está preocupado de que ella pueda borrarlo de su vida y seguir adelante con su nuevo proveedor de calor, de quién dicen, llega hasta los rincones más helados de su hermosa, extensa y variopinta anatomía. 

A los oídos de la Naturaleza ha llegado el comentario de que el humano está arrepentido y no sabe que hacer para revertir todo el daño que ha causado. 

Ríe incrédula, sabe que ese siempre ha sido el comportamiento del ser vivo más inteligente cuando tiene el agua hasta el cuello.


El esperado sol nunca salió. El día lluvioso y ventisco se mostró como parte de un invierno que no está listo para irse y una primavera que se toma su tiempo para llegar. El nuevo amante maneja las cosas de manera distinta, de una forma muy sui generi e impredecible, al igual que su pareja. 

Ahora es el Calentamiento Global quién controla las cosas. Alguien descuidó a la Naturaleza, dejo de interesarse en ella y su reacción fue como la de cualquiera en su situación; buscó lo que le negaron, en el calor de otro. 

Ella se deja llevar, iría al infierno por su nuevo compañero. El Calentamiento Global la posee y hace que ella se humedezca toda, derramándose en gigantescas oleadas por todas sus costas y sacudiéndose hasta lo más profundo de sus placas tectónicas. Sabe que eso hace daño al humano y disfruta haciéndolo. 

Mientras tanto, exhibidas en las vidrieras, permanecen con presencia revalorizada, las camperas, los sweaters y abrigos. Ellos también le han robado protagonismo a las prendas de la primavera y el verano. 

Se muestran con cierto aire de renacimiento y esperanza, porque, al igual que el Calentamiento Global, mueren por abrazar una piel a la intemperie. 

Foto y texto: 

© Edwing Salas  
21/09/15

Comentarios