Un cadáver, cuatro manos (Vol 1)



Entre tantas cosas
aquella que desaparece
y hace manos
es la que más pesa de deseo

Qué raro parece todo                                                
Creo que no es raro
Es la nada

Entre retazos de horas
Alarmas que ameritan silencio 
Se estrella la sensatez
esparciendo chispas

Una caricia, un viento, la melodía, una sonrisa
Me gusta, me relajo
Eso es lo que quiero, quieres y seguirás queriendo
Pero ahora ¡Cállate!
Solo quiero seguir sintiendo

Banalidad ámbar
La vida misma
Caprichos de desenfrenos
Verdaderos encuentros  


© Luisana Rios Acevedo
© Edwing Salas

09|01|16


 

Comentarios